FC Augsburg Logo FC Augsburg
haller-wembley-1966.jpg

Hoy hace 54 años: Helmut Haller roba la pelota de la final

Club 30.07.2021, 07:23

El 30 de julio de 1966 el mundo del fútbol vio una final de la Copa del Mundo entre Inglaterra y Alemania tan controvertida que a día de hoy los aficionados siguen debatiendo sobre ella. A pesar de que Helmut Haller pusiera a Alemania en cabeza, estos tuvieron que ver la derrota ante los anfitriones en la prórroga. Sin embargo, tres décadas después, la escena posterior al partido del jugador de Augsburgo seguía causando revuelo.

Treinta años después de la legendaria final de la Copa del Mundo de 1966 en Wembley entre Inglaterra y Alemania, Helmut Haller tuvo que regresar a Londres. Aquel día, en su maleta, se había llevado la pelota de aquella final sin que nadie se diera cuenta.

Haller fue uno de los jugadores destacados de aquella final en Inglaterra. Marcó seis goles en cinco partidos; solo el portugués Eusebio marcó más, consiguiendo nueve tantos. Haller también se apresuró a ser el protagonista de la final, ya que puso a su equipo por delate al comienzo del encuentro. Sin embargo, los “Three Lions” respondieron rápidamente y le dieron la vuelta al marcador con los goles de Geoffrey Hurst y Martin Peters. De este modo, iba Inglaterra encaminada hacia el título cuando Wolfgang Weber marcó el 2-2 a pocos minutos del pitido final llevando al equipo de Helmut Schön a la prórroga.

¿Dentro o fuera? La legendaria “Puerta de Wembley” de Hurst

Allí Inglaterra ganó finalmente 4-2 con dos goles más de Hurst, aunque el tercer gol del inglés provocó durante décadas acaloradas discusiones entre los aficionados del fútbol alemán e inglés. El disparo de Hurst golpeó el suelo desde el borde inferior del travesaño y aún no está claro si cruzó por completo la línea de meta. En cualquier caso, el árbitro del partido, Gottfried Dienst, le dio el famoso “gol de Wembley” e Inglaterra celebró su tan esperado primer título de la Copa del Mundo en casa.

Mientras los jugadores ingleses caían unos sobre los brazos de los otros tras el pitido final, Helmut Heller atrapó él balón del partido y no lo volvió a soltar. Ni cuando él y sus compañeros estaban en el campo felicitando a sus contrincantes ingleses por la victoria, ni cuando el equipo alemán le dio la mano a la reina Isabel II en la ceremonia de entrega de premios. Una vez en su casa de Augsburgo, Haller le dio la pelota a su hijo Jürgen como regalo de su quinto cumpleaños.

30 años después de lo de Wembley, Haller trajo de vuelta la pelota

Tan solo 30 años después, en Inglaterra se dieron cuenta de que la pelota había desaparecido. La Copa de Europa estaba a la vuelta de la esquina y los “Three Lions” no habían ganado ningún trofeo desde 1966 (lo que, según muchos ingleses, se debía a que el balón no se encontraba en la isla). Después de que los reporteros ingleses e incluso la embajada alemana en Londres intervinieran, el nativo de Augsburgo decidió subirse a un avión y llevar de vuelta el balón a su país de origen.

En Inglaterra, Haller le cedió en público su reliquia a Geoffrey Hurst, el triple goleador de 1966. Actualmente, todos los aficionados del fútbol del mundo pueden admirar el balón, protegido tras una vitrina de cristal, en el Museo Nacional del Fútbol en Manchester.

FCA-App

JETZT HERUNTERLADEN!

Tags:
Helmut Haller
Historia